El beso más pequeño, de Mathias Malzieu

By | 9 agosto, 2015

IMG_6828A principios de año me propuse algo que parecía fácil, pero se fue complicando por el camino. Leer por lo menos 12+1 libros en todo el año.

De esta forma me daba un margen de un mes para leer cada libro, y si alguno se leía más fácilmente, tal vez podría leer alguno más sumando ese positivo +1.  Lo que no sabía en mi propósito es que inconscientemente, también quería que algunos de esos libros fueran trascendentes, buenos, o los típicos “must”, es decir, no puedes morir sin haber leido XXX.

Así que empecé a hacer una lista, preguntaba a mis amigos, y me los iba apuntando. Para Sant Jordi me regalaron un gran tocho que me apetecía leer, ¡pero no dejaba de ser un gran tocho!, y yo también me compré uno de aquellos libros que solo por los premios que tienen, ya te tienen que gustar.

Pero antes de ayer, me dije, entre el gran tocho, el gran libro que te tiene que gustar solo por lo bueno que es… no sé cual me apetece menos ahora mismo… y dando vueltas por la FNAC dí con “El Libro”.

Digo “El Libro” porque ni muy bueno ni muy tocho, fue el libro que necesitaba para estas dos noches de verano. Lluvia, media Barcelona de vacaciones y la otra escondida del agua, necesitaba algo ligero para no pensar mucho y sentir que podía añadir un título más sin que pasara otro mes en blanco.

Y aquí está el título: El beso más pequeño, de Mathias Malzieu. No os voy a engañar, me gustan las películas románticas, y el estilo de la portada ya me llamó la atención. Cuando, además leí el nombre del autor (ya me había leído otro libro de Mathias Malzieu) y la sinopsis de la contraportada, estuve del todo convencida para llevarme el libro a casa.

Sí, todavía compro libros de papel. De bolsillo al menos.

Cuando empecé la lectura, ligera y pegadiza, en seguida me di cuenta que estaba delante de un libro como mínimo “especial”. Tendría que abrir un poco la mente si pretendía que la narración me gustara. Y así lo hice. Después de haber leído La Mecánica del Corazón, era más fácil abstraerse para ver como realidad y surrealismo se entrelazaban en esta pequeña historia de amor.

Mientras leía la historia ya podía imaginar una película al más puro estilo Tim Burton o, teniendo en cuenta que se trata de un escritor francés, la película bien podría estar dirigida por Jean Paul Jeunet, o Michel Gondry, ya que se parece ligeramente a “La ciencia de los sueños”, a la que recuerdo con muchísimo cariño.

A grandes rasgos, la historia trata de un chico – inventor a quién le rompieron el corazón, encuentra a una chica una noche, la besa y ¡ésta desaparece! A partir de ese momento, y mientras trata de reconstruir su corazón hecho pedazos, intenta encontrar a la chica, que se hace invisible cuando le dan un beso, gracias a la ayuda de un detective extraordinario y a su loro, llamado Elvis.

Esta historia, ya inverosímil de por sí, se mezcla con su exclusiva forma de explicar las emociones de los protagonistas, así como la descripción de los rarísimos inventos de este inventor fuera de los común que es el protagonista de “El beso más pequeño”.

A ratos metida en la historia, y a otros ratos con una ceja medio levantada sin saber muy bien como tomarme lo que acababa de leer, al final el libro… ¡ha cumplido su misión! Entretenerme, hacerme sonreír,  y hacer mucho más amenas estas noches de verano. Y, por supuesto, llenar un número más en mi lista de libros leídos en 2015.

Y vosotros, ¿lo habéis leído? Si es así, espero vuestra opinión… y, ya que estamos, ¿¿alguna lectura recomendada para que llegue al temido 12 + 1??

 

 

 

Si te ha gustado, puedes suscribirte a mi RSS! También puedes seguirme en Twitter.

One thought on “El beso más pequeño, de Mathias Malzieu

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *